William & Fátima = AMOR

Hola amigos, les invito a ver esta hermosa historia de amor, de la que fui testigo junto a HILDA ROJAS, quien escribió el siguiente texto.

Fátima, vestida de blanco como muestra de la pureza con la que su alma se ha entregado a este amor llegó a la sala en una silla de ruedas, y sin poder caminar por un pasillo de iglesia como seguramente sonó de niña, logró andar cerca de dos metros por sus propios pies, hasta donde William Párraga la  esperaba,  enseguida con ayuda se sentó y el juez inició la ceremonia con la que uniría legalmente su vida  a la del hombre que desde que inició su problema oncológico ha estado a su lado incansablemente, quien ahora se convertiría en su esposo.
Recibiendo masajes en su mano izquierda de su psicóloga y testigo de boda, no pudo ocultar su emoción y ese brillo en sus ojos negros que se niega a apagarse al igual que su vida y la aferra a un tratamiento de radioterapia para tratar de superar su cáncer.
Mientras en las salas de espera y consultorios de Solca se cruzan cientos de historias, enfermedades, sanaciones y desahucios, tres pisos más arriba dos almas unían sus vidas desafiando a la muerte.
Al ser declarados marido y mujer por el juez, los novios fueron a la capilla donde el obispo Francisco Vera los esperaba para bendecirlos en nombre de Dios, las cámaras y bendiciones se hicieron presentes durante el matrimonio eclesiástico, compañeros de sala, médicos, enfermeras, curiosos, personal del hospital de Solca de Portoviejo y la familia de ambos, llegaron a ser testigos de este matrimonio poco común.
Con un ramo de flores blancas en sus piernas Fátima escuchó y participó en la ceremonia repitiendo un fragmento bíblico del antiguo Testamento donde Sara dice “que vivamos juntos hasta la vejez”, lo dijo tomando la mano de su amado y seguramente repitiendo la frase para sí.
Finalmente recibieron la bendición del sacerdote y sellaron el acto con un beso entre los aplausos de quienes se congregaron en la capilla, amigos, familiares, compañeros de sala, quienes vistiendo trajes de hospital, ropa casual, de gala y mascarillas, fueron testigos de la historia de amor.
La celebración continuó en el piso superior con una reunión en la que la novia intentó levantarse varias veces para las fotos y algunos no pudieron contener las lágrimas durante el brindis cuando el padrino de los novios resumió la lucha de Fátima para sobre llevar su enfermedad y el ejemplo que les había dado como guerrera del cáncer.

La historia
Según narra en el libro que imprimió Solca sobre las historias del cáncer, Fátima descubrió un día mientras se bañaba un bulto en el seno, el médico la transfirió a Solca luego de practicarle algunos exámenes, ella por temor a perder su cabello con la quimioterapia abandonó el tratamiento.
Meses después fue visitada en su trabajo por personal de Solca quienes la buscaron para motivarla a que retome el tratamiento, cuando regresó la enfermedad había avanzado considerablemente, pero ha sido disciplinada y sextuplicó sus posibilidades de vida, para ella cada día es una victoria ganada.
Tenía 20 años cuando descubrió su problema, su novio Williams a quien su familia no aceptaba cuando comenzó la relación se fue ganando de a poco el cariño y la confianza de ellos, luego de que demostrara que su amor por la joven es real, ha estado junto a ella desde el inicio.
“Como un balde de agua helada” califica Fátima la noticia que recibieron luego de iniciado el tratamiento, pues se descubrió que estaba embarazada, debía tomar una decisión, su vida o la de su hijo, quien de llegar a nacer vendría con problemas, con gran pena optó por ella teniendo presente que el niño habría nacido enfermo, pero sin dejar de soñar con él.
La lucha sigue, a veces su ánimo decae, pero William está a su lado apoyándola, cuidándola, son oriundos de Manta y mientras ella está hospitalizada él llega todas las mañanas a hacerle compañía, en la tarde regresa a trabajar, esa rutina no la interrumpió ni la boda, porque después de casarse regresó a Manta como todos los días, sumando el anillo en su mano, con el que había unido ante Dios su vida con la de Fátima.
Saber cuánto tiempo estarán juntos o si llegará el milagro que les permita continuar está en las manos del Dios que los bendijo, por ahora siguen juntos de la mano, desafiando diariamente a la enfermedad, pues en esta historia, cada amanecer es una batalla ganada en la guerra contra la mortal enfermedad.

8 Comments on “William & Fátima = AMOR

  1. hermoso, el verdadero amor en imàgenes, has loigrado captar la esencia de esta singular pareja , felicitaciones!

  2. hermoso trabajo Palermo !! mas aun por el fondo humano que tiene!!!!!

  3. linda historia de amor por eso tenemos que dar siempre gracias a Dios todos los dias por las bendiciones que nos da y a la vez pedir por las que pasan momentos dificiles todo en la vida es sacrificio nada es facil y te felicito por tu trabajo sigue adelante y que esa luz que tienes para realizar lo que te gusta por q lo llevas en la sangre nunca se apague …. saludos cuidate mucho amigo y que Dios siempre bendiga cada paso que des.

  4. DIOS, QUE HISTORIA, SON UNOS VERDADEROS VALIENTES. Y LOS QUE ESTAMOS SANOS, MUCHAS VECES NOS QUEJAMOS.
    PALERMO QUE GRAN TRABAJO, SIGUE ADELANTE, CAPTAS CADA MOMENTO ESPECIAL, EN DIFERENTES SITUACIONES, EN HORA BUENA, TU HUMILDAD TE HACE MAS GRANDE, FELICITACIONES

  5. Palermo que bello fotoreportaje una historia de amor vista desde el lente más perfecto de todos..el que se ve con el corazón. Feliciades sigue captando esas hermosas fotos para asi nosotros enriquecernos y maravillarnos con ellas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: